viernes, 30 de enero de 2015

Cuentos de Luis Landriscina

Compartimos el cuento "Dos Mendigos" de Luis Landriscina y dos de sus vídeos; espero que los disfruten

Esto me lo contó una maestra, que es judía, que se recibió con mi mujer. En las escalinatas de una Iglesia resulta que había dos mendigos; uno tenía un cartel que decía: "Mendigo Católico" y el otro un cartel que llevaba escrito: "Mendigo judío". El mendigo católico tenía los bolsillos que rebosaban de billetes y el sombrerito que tenía pa juntar la limosna, lo tenía tan lleno de monedas que parecía el Banco de La Caja Obrera, todo repleto de monedas. El judío, mientras tanto, no tenía ni cinco pesos en monedas, creo que apenas si llegaba tres pesitos el pobre hombre, lógico que como era judío la gente no le daba nada, o cuando le daban, le daban mucho menos. En eso que termina la misa, sale la gente y ve a los dos mendigos, casi nadie le hace caso al que tiene el cartel de judío, mientras que al católico varios le dan propina. Y una señora, muy viejita ya la pobre, se conmueve del mendigo judío que no tiene nada, se le acerca y le dice: -Pero buen hombre, fijesé que usté no va a conseguir nada por acá por la vuelta, ¡y menos con ese cartel!, mire, yo le voy a decir que a mi me parece que este no es lugar para usté, ¿porqué no se va con la gente de su comunidá?, seguro que si usted se arrima por la sinagoga que está aquí cerca va a encontrar mucha gente dispuesta a ayudarlo, si quiere yo misma le doy la dirección y el dinero para llegar hasta allí, pero tiene que prometerme que va ¿que le parece?.- -Le agradezco mucho señora, lo voy a tener en cuenta señora- le responde el hombre aceptándole el dinero y la dirección de la parroquia a la mujer. Cuando la mujer se va, este hombre se arrima al mendigo católico y con una sonrisa de oreja a oreja, le dice: -Che, Isaac, ¡mirá si nos van a enseñar a hacer negocios a nosotros!-.